Sobre el Capellán


Me llamo Francisco Moreno. Nací un 20 de agosto de 1988 en Toluca, vivo en la Ciudad de México desde 1998 y mi historia personal no es demasiado interesante.

Historiador del arte, hijo de médicos, criado en familia católica materna tradicional hasta la edad de 10 años. Un buen día, pese a toda la incertidumbre y los berrinches, me mudé al De-Efe, lo que cambió mi vida para siempre y para bien. Aquí, aprendí el idioma inglés y conocí las que son mis principales pasiones: el arte, la música y la literatura.

En un principio quise ser poeta, pero la preparatoria y la falta de versos lo suficientemente trascendentes me inclinaron hacia la historia del arte. Un buen día, ocurrió una contingencia y comencé a escribir un blog, el cual titulé en honor a mi obsesión con las cortes celestiales: El Arcangelino.

Actualmente trabajo en una casa de subastas, misma a la que dedico gran parte de mi tiempo. Tengo dos novelas naufragadas entre los archivos de mi computadora, varios cuentos trazados en hojas de cuaderno y muchas ideas encerradas dentro de mi cabeza por mi falta de disciplina. Mejor no hablemos de planes de maestría porque me podría poner a llorar.

Me considero un joven demasiado normal, interesado en música, deportes, arte, literatura, medios de comunicación, cultura pop, cine y algunas cosas más. Este blog habla un poco de todo esto y algunas cosas más.

ALGUNAS COSAS QUE DEBES SABER SOBRE MÍ:
  • Cuando nací, mi madre fue anestesiada, por lo que no tuvo razón de los insultos que le dijo al médico que atendió su parto hasta que algún indiscreto residente se las comunicó. El origen de que yo diga tantas palabrotas debe venir de esos tiempos.
  • Para la sorpresa de mi madre, mi primera palabra fue "agua". Cuando comencé a llamar a mi madre, la llamaba por su nombre de pila; al día de hoy, detesta que alguno de sus dos hijos le pronuncie su nombre.
  • Hablé hasta la edad de tres años. Mamá suele decir que era un niño tan inteligente que no tenía necesidad de decir ninguna palabra para pedir cosas. Eso sí, podía hablar mucho en mi clase de inglés.
  • Crecí con mis abuelos y mis tíos maternos, en una familia demasiado católica; como todo chico de ese tipo, fui bautizado e hice confirmación. Afortunadamente, fui criado como librepensador, por lo que tengo una visión mucho más abierta del mundo. Pese a todo, sigo rezando como católico, es la manera en la cual está configurado mi espíritu.
  • Mi mayor ídolo es mi papá. Quizás no fue el padre que yo necesitaba cuando era niño, pero cuando crecí el tiempo le dio la razón y se convirtió en un gran consejero y amigo. De él tengo que aprender su ética de trabajo y su capacidad para negociar con las personas. Es el hombre más generoso que conozco y el único que soporta mis locuras y mis obsesiones.
  • Siempre tuve problemas para socializar con las personas, incluso al día de hoy ese tipo de roces me cuestan trabajo. Cuento a mis amigos con los dedos de mi mano, aunque eso no evita que tenga la virtud y el vicio de preocuparme por las personas.
  • Caminar es una parte esencial de mi vida; cuando recorro la Ciudad de México a pie, se me hace pequeña y llena de secretos como el mundo de un videojuego. No es raro que me encuentres navegando en el metro, cruzando alguna avenida o esquivando los automóviles en las calles.
  • Tengo una enorme manía por coleccionar cosas inservibles, como sombreros de fiesta, playeras que no me quedan y boletos de cualquier clase. Colecciono revistas, videojuegos y libros. Me imagino dentro de treinta años coleccionando máquinas de escribir.
  • Soltero empedernido por mero conformismo. Sin embargo, aún no le he perdido las esperanzas al amor. Estoy totalmente convencido de que la mujer de mis sueños está muy lejos o no existe.
  • Mi hermana quiere que me haga una rinoplastía, pero no me cambiaría nada del cuerpo pese a que reconozco que la nariz no es lo mejor en mi rostro. Usaba anteojos muy gruesos, pero me operé a los 18 años; de vez en cuando extraño utilizarlos.
  • Soy ambidiestro; toco la guitarra, lanzo cosas y desarrollé la habilidad de escribir con mi mano izquierda. En lo demás, soy un diestro bastante siniestro.
  • Comida favorita: mexicana, argentina, italiana y japonesa. Me encantan las botanas y el chocolate.
  • Bebidas favoritas: Cerveza oscura, aperitivos, whisky y vino tinto. Soy de los que pide combo grande con refresco de dieta. El Jack Daniel's con Coca-Cola me puede volver loco.
  • Lugares favoritos en México: Toluca, Ciudad de México, Huatulco, Cancún, Taxco, Mazatlán y Mérida.
  • Lugares favoritos en el mundo: París, Madrid, La Habana, San Antonio y Nueva York.
  • Me gustaría conocer: Praga, Barcelona, Tokio, Amsterdam y Londres.
  • Principales virtudes: Entusiasmo hacia lo que creo, buena expresión oral y escritura, capacidad analítica, sensibilidad, lealtad, confianza en las personas y buen corazón.
  • Algunos defectos: tabaquismo, ataques de neurosis, melancolía crónica, tendencia a deprimirme, indisciplina, timidez, gusto por el chisme, ocio mal canalizado, poca adaptación a la realidad y actitudes destructivas.
  • He soñado ser rockstar, arquitecto y actor; no se puede tener todo en la vida. Lo único que me queda de consuelo es ser recordado por las personas que me quieren.
  • Algún día voy a conocer a Sasha Grey...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios son muy importantes. Recuerda que los arcángeles siempre te escucharán. Déjame tus comentarios. Yo siempre contesto...